miércoles, 14 de agosto de 2013

Mi chibolo interior

 Para los que me conocen en persona, deben ya haberse dado cuenta de que no soy del tipo de chica que se comporta de acuerdo a los estándares mundiales de feminidad y delicadeza (?). Soy, por el contrario, como dirían algunos amigos míos, un calzoncillo más. No hablo dulcemente, ni con el típico "tonito" de chica lindix bonix amix; No me quedo callada cuando me dicen algo, lo respondo y prefiero mecharme con alguien a aceptar algo que no me gusta; No soy sumisa, mi segundo idioma por excelencia es el sarcasmo. Disfruto joder, joder y joder a la gente y mi vocabulario consta de una lisura cada cinco palabras. ¿Ven? pueden atribuírselo al Fanning, no me jode. 

 Una vez, hace mucho tiempo (1999 para ser más exactos) cuando estaba en el rico Fanning, discutía sobre mi comportamiento con una auxiliar que me llevó a la dirección cuando no me acuerdo qué de malo hice en el salón. Ella me preguntó si yo tenía contacto amixer con chicos, con hombres. Obviamente, le dije que no, porque en esa época yo realmente no tenía amigos; apenas y les dirigía la palabra a los chicos de mi barrio, tenía nueve años y solo una amiga en todo mi edificio. La auxiliar me dijo que le parecía raro, porque yo me comportaba como un niñito (ME CAGÓ). A medida que fui creciendo, y seguía internada en Santa Mónica -digo, el Fanning- me fui dando cuenta de que las mujeres realmente me aburrían. Verlas todos los días: mujer por aquí, mujer por allá. Trataba a diario de entablar amistad con los chicos de mi barrio, seguramente porque cuando éramos más pequeños jugábamos bastante, pero en ese entonces era en vano porque ellos eran bien mierdas, digo, bien antisociales, digo... jugaban entre hombres nomás. Así que se me ocurrió decirle a mi mamá que, después de haberme negado por dos años seguidos, ya me quería matricular para la primera comunión (se supone que eso lo haces a los nueve, ¿no? pues yo lo hice a los once). Mi mamá pensó que me entregaría en cuerpo y alma al señor, se alegró a más no poder y me matriculó. Pues bien, doce años después, creo que ya puedo confesar que, en lugar de ir por vocación católica, lo hice sólo porque mi amiga del cole me contó que el salón del catequesis era "MIXTO", esa palabra que me sonaba tan jodidamente interesante, que no lo pensé dos veces.

 Una vez enclaustrada en la iglesia Santa Rosa de Lince, me dediqué a juntarme con cada pequeño que se me cruzaba. Dejé a las niñas de lado y me volví un piraña. Prácticamente "cada domingo a las doce después de la misa" nos íbamos corriendo al parque Castilla, nos olvidábamos de los cánticos y las biblias (xD) y nos poníamos a jugar pelota, a lanzarnos de los columpios, a corretear hasta morir por falta de aire y a embarrarnos con caca de perro (mentira, eso no). Era feliz. Sentía que con ellos podía hacer las cosas que realmente me gustaban y que en el colegio no me permitían porque "aj, o sea, somos mujercitas". Y lo que empezó como un año de catequesis para la primera comunión, se convirtió en tres años de formar parte del coro de la iglesia (hasta estaba dispuesta a hacer la confirmación) hasta que en el 2004, me mudé. Y nunca más volví a la casa del señor (¡¿?!), pero al menos aprendí a socializar con los machos machos men.

 Los años pasaron, en mi nuevo barrio no conocía ni a mi vecino (literalmente, no lo manyo, hasta hoy) y me aburrían las tardes luego del colegio, así que me escapaba a veces al internet. Reconozco que esas tres horas diarias que me tiraba en las cabinas de Arenales no eran para nada productivas -Sólo a nivel músico-cultural porque bajaba música como mierda- pero ahí también tenía mis amixers: los chibolos que se tiraban la pera del Melitón Carbajal e iban a jugar en esas épocas counter strike. Al principio les tenía miedo por ser una chica del fanning y por la fama de violadores que éstos tenían, pero, a medida que me fui interesando por el gun bound y esos juegos de moda, me adoptaron como una más de la pandilla. Nos encontrábamos todos los días a las 2, jugábamos hasta las 4 o 5, y me acompañaban a mi paradero. Yo me iba a mi casa; ellos, a buscar a sus peladas de turno tarde. Después, poco a poco, dejé de frecuentar el C.C. Arenales y perdí contacto con mis amigos pirañas.

 Conocí chicas buenas en mi paso por el Icpna, pero de todas las amigas que llegué a tener, sólo conservo cuatro o cinco, los demás son hombres. Cuando tuve mi enamorado en dicho instituto, recuerdo que terminó conmigo un par de veces porque lo único que hacía yo era estar de arriba a abajo con Armando, William y Carlos, mis "back street boyOS". Aunque él me decía que no era por eso, tiempo después me confesó que sí le llegaban al chompiras. Supongo que, como les conté por ahí, solían dejarme por amiguera aunque nunca nadie tuvo el valor de decirme "¿sabes qué? soy celoso" -definitivamente me hubiera ahorrado mil lamentos- pero, como nunca nadie me dijo si estoy bien o si estoy mal (al univeerso le da iguaaaal todo sigue alrededoor♫) pues seguí tal cual, y no me arrepiento. Tampoco es que yo haya sido o que sea una desgraciada, una maldita, nunca engañé ni mentí ni nada de esas pendejadas. Y bueno, otros sólo usaron lo de mi amistad con los hombres como la excusa más estúpida para cometer todos sus actos de maldad hacia mi persona, por allá por los 2012's XD.

 Ahora que tengo ya veintitrés años (wow qué grande) sólo conservo los amigos que creo necesarios. Aún me gusta joder, aún me junto con mis amigos a tomar y a reírme como si no hubiera nada más gracioso en la vida. Hay personas a las que aún le molesta eso y que tratan de "inmadurizarme" -por así decirlo- por el simple hecho de andar con la gente y ser de esta manera aún un tanto despreocupada. Se están equivocando bastante conmigo, les digo, yo no soy todo lo malo que piensan o que a veces parezco. Pero bueno, no puedo estar por ahí con mi cara de cachaco, ni diciendo "yo soy bien buena... por si acaso".

 Arrivederci

Yo soy el chibolito de polo blanco. Era todo un loquillo XD

10 comentarios:

  1. Hola Piraña, jajajaja, bueno cada quien es como es y se acabó, pero eso si te digo que con los años uno va cambiando. Por ejemplo yo también he tenido mi etapa de pirañón, tenía el pelo largo y arete, me reunía con mis patas tomábamos hasta las últimas, hacíamos desmanes… pero después uno va evolucionando y va cambiando. Ahora casi no tomo (peor aún que todas las reuniones soy chofer de mi esposa y si manejo no tomo ni una gota), no fumo nada de nada, no me amanezco hace muchisisisisimos años. A lo mucho duro hasta las doce… y no es porque yo me lo imponga o me lo impongan simplemente porque otras cosas pasaron a ser más importantes. Prefiero dormir que manecerme por ejemplo. O prefiero estar bien y no con resaca. No me gusta mucha gente así que prefiero ir a fiestas o reuniones. Y por supuesto prefiero pasarla con mis hijos y esposa. Todo es parte de una evolución por la que tú también pasarás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piraña ajajajaja, pucha se me nota XD.

      Yo entiendo lo que dices, sé que con el tiempo uno va cambiando; es más, quienes me conocen desde mis inicios, ven que no soy ni la mitad de lo que era hasta hace muchos meses. Sé que todo en esta vida es parte de un proceso por el cual todos en absoluto debemos pasar.

      Un abrazo Marcelo/Eduardo :P

      Eliminar
  2. Jajajaja que linda! Una joya poco común sin duda! Te imagine como a mi amiga Moraima! Era (y sigue siendo) una mujer bellísima, jugaba futbol con nosotros, sabia tirar de chalaquita, no la paraba de pechito porque le aplastaba las tetas(SIC), era una amazona y también era incomprendida, las mujeres la tildaban de machona. Me la has recordado, contare de ella en mi blog! No te preocupes de lo que los demás dicen, nadie es bueno o malo solamente, todos somos ambos! Preocupate de mantener un balance entre ambos lados! Un abrazote grandote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo Garycillo :3 me hiciste sentir muchísimo mejor... lo único que no entendí fue la parte de las tetas(SIC) ¿qué significa eso? jajajaja

      Me considero una incomprendida pero sólo hasta cierto punto, en la etapa escolar y parte de mi etapa adolescente. Muchas veces me han tildado de machona pero solía hacer oídos sordos a ese tipo de comentarios. Me cae bien tu amiga Moraima :3 nos entenderíamos muy bien :D

      Mucha razón, nadie es bueno o malo, todos somos un poco de ambos. Abrazote gigante Gary Gary Gary :3

      Eliminar
  3. Como tambieeeén te conté xD a mí me pasa lo mismo pero con las mujeres. El estar tantos años en un colegio de varones y ser a veces "bulleado" porque no hacía lo que la sociedad estupidamente espera de un hombre (jugar fútbol, pelearse a cada rato, gilearse hasta al perro y más fútbol) hizo que me vieran raro. Como tambieeén te dije, incluso el auxiliar habló con mi madre y me ocasiono un (para variar) problema en mi casa.

    Asi que como también te conté xD terminé rodeandome de amigas, aunque eso ocasiona cosas como que no puedo hablar tan bruscamente todo el tiempo con ellas y debo moderarme. Además de alguna enamorada que ha terminado conmigo porque le parezco "gilero por tener tantas amigas" (?).

    Otro abrazo, nos vemos :D

    P.D: A mí también me tratan de "inmadurizar", pero eso demuestra lo poco o nada que me conoce incluso gente que se considera muy cercana a mí. Es mejor tener solo los amigos necesarios, aunque siempre hay que estar abiertos a la nueva gente chevere que viene, no? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya contaste todo XD jajajaja así que ya no sé qué decir, excepto tocar el tema de que te consideren gilero por tener tantas amigas... Sé qué se siente, pero sha no me importa na', lalalá XD OK NO.

      Podría decir, después de muchos años de incomprensión social (?) que poca, poquitita gente me conoce tal cual. Y, con respecto a tu última oración: Zhi PeX AmiiToO, ZhiEmpRe Ai Ke ZTaR aBierToz a ConOcR gnT3 ch3vRE! X'D jajaja ok soy amixer :c

      Eliminar
  4. ¿Por qué las mujeres podemos ser muy complicadas incluso entre nosotras? u.u' y bueno nuestro cromosoma X masculino simplemente... aflora xD jaja Nunca tanto, pero suele pasar xD

    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "simplemente... aflora" jajajaja ¡Exacto!

      Saludos, Daria!!

      Eliminar
  5. Hola Fiorellita, Me he divertido con tu post y tu forma de narrar las cosas.

    ¿Vivías por Lince? Yo viví al frente del Parque Mariscal Castilla durante 26 años, desde 1971 hasta 1997 y fueron los años maravillosos de mi vida. Y tuve varios amigos que vivían por la Iglesia Santa Rosa.

    Realmente, con los años, vamos evolucionando y madurando y vamos dejando de hacer algunas cosas que antes lo hacíamos de manera regular. Es parte de la vida.

    Un abrazote.

    LUCHO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asu, éramos vecinos... aunque yo recién llegué a lince en el 96, pero vale :D la iglesia santa rosa fue uno de los lugares que más visité, como mencioné por muchos años :) qué bueno encontrar a alguien que conoce esos lugares.

      Claro, muy de acuerdo contigo, a medida que uno va creciendo va dejando de lado algunas cosas. Gracias Lucho! abrazo!

      Eliminar