lunes, 9 de diciembre de 2013

Chispitas en la panza

 Era mi primer día de clases en  Cibertec y yo sólo quería pasar desapercibida. Siempre he sido de esas personas que primero son caletas y después entran en confianza y pues lo demás ya lo saben: soy un locón. Bueno, esta vez quería ser diferente, quería -realmente- ser perfil bajo, al menos la primera semana. 

 En el camino (luego de escribir esta entrada), pensaba en todas las posibilidades de toparme con uno que otro indeseable (véase "gileo de primer ciclo que nunca llegó a nada más/ chica con la que me peleé en pleno salón/ zorras malhabladas/ profesores mañosos y horribles/ amixers que llegaban al salón con su Don omar a todo volúmen", ETC.). No quería asustarme más pero, cada paso que daba, sentía que se me iba el aire. Vi mi horario. Piso 6. Carajo, los ascensores estaban repletos. Decidí caminar. Primer indeseable: carajo por qué pasé por acá. Segundo indeseable: La ptm cómo no me voy a estudiar a Isil y los dejo de ver. Primer amigo: Hooola, por favor sácame de acá. Tercer indeseable: Maldita lisiada mírame bonito... Logré mi objetivo y alcancé el piso seis muriendo de asma. Era un poco tarde y, mientras esperaba que el profesor se dignara a dejarme pasar para poder refugiarme de todo lo que andaba suelto, eché un vistazo dentro del salón y le vi. Un chico normal, BASTANTE normal. Y hubiera sido extremadamente normal si no hubiera sentido un no sé qué; era, pues, el chico más lindo de todo el salón. Y me miraba. Y me asusté, porque soy una cojuda y me asusto cuando siento esas chispitas en la panza. Sentí chispitas, lo juro, y no tenía hambre.

 Me senté al medio, pasó todo lo que tenía que pasar cuando es el primer día, y me fui. En el camino pensé en él, pensé en que al día siguiente podría tal vez acercarme y hablarle, pero no fue así. Y no fue así NUNCA. Pasó el ciclo entero y jamás me atreví a siquiera saludarlo cuando me cruzaba con él en los pasillos. Eso fue triste.

 Lo alegre de esta historia es que, tiempo después, cuando ya ni estudiaba en cibertec, decidí agregarlo al facebook y empezar a conversar con él. Yo estaba con alguien más y ya ni me interesaba ni sentía cosquillas al verlo conectado. Desde hace un tiempo nos comunicamos casi a diario y él se ha convertido en un pata chévere con quien hacer hora me alegra un montón. Esta es una historia corta, pero la cuento porque fue la primera vez en años que sentí chispitas en la panza. Ahora, cuando le veo de vez en cuando, no siento ni chispitas ni mariposas, siento todo el parque de las leyendas. Alucina.


17 comentarios:

  1. Descarta la posibilidad de tener una tenia en la barriga, toma Padrax... jajaja sorry es una broma. Bueno hay personas que a primera impresión pueden parecernos muy agradables. De todas maneras a avanzar despacio. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJJAJAJAAJJA ok empezaré a tomar eso.

      A primera impresión todo es diferente, y no se preocupen que nada pasa, ni avanzar despacio ni avanzar nada :)

      Eliminar
  2. Hola Fiorellita. Realmente todos pasamos por esa sensación en la barriguita cuando vemos a alguien con quien conectamos y sintonizamos. Las cosas suceden por algo, y ahora es tu pata "online" y así disfrutas de su compañía.

    Te mando un abrazo muy grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Lucho, las cosas pasan por algo.

      Abrazotes

      Eliminar
  3. Eso pasa muchas veces Fiore, qué buen post... me ha hecho acordar cuando estaba en la U....
    Ahora, que lo tienes en facebook, no hablas con él? Cuéntanos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pasa muchas veces, aunque me pasó después de tiempazo. Sí hablamos siempre jajaja les contaré en otro post :3

      Eliminar
  4. Me ha hecho recordar eso de que cuando uno atrae gente que no te gusta, uno piensa aggg, pero si atraes a alguien que te gusta, ahi si sientes bonito llamar la atención. jajajaja
    Pasa. Por lo menos a mi si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja si te entiendo, no me ha pasado (creo ¿?) en este caso no sé, yo no le gusto porque no hace nada más allá que conversar de cualquier vaina, le doy igual :> jajajajajaja

      Eliminar
  5. Yo en el colegio juraba sentir mariposas en el estómago por el chico más guapo del salón, ahora que lo pienso creo que era alucinaciones de adolescente gay romanticursimente obsesionado. Qué bonito que aún te hables con él, sobre tus indeseables pues aún trato de entender el loquerío del comienzo ^^ Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja, bueno... un gusto es un gusto y siempre será así al menos que algo más suceda y, aunque no crean, no ha pasado ni michi así que sigo con mi vida :D

      Aún conversamos y creo que un día de ebria le dije T_T no recuerdo nada jajaja ya fue :C

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. oye tolerancio jajajaja (WTF) ese blog era de mi tarea :C ya lo puse en oculto jajajaja :P

      Eliminar
  7. En todo lugar hay indeseables!!! adstgdsgds

    ResponderEliminar
  8. Nuestra primera impresión tal vez fue así, ese medio flequillo que tapaba un ojo y dejaba el otro al descubierto. Queda en nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal valiente, un anónimo :)

      Eliminar
    2. Es la única forma de sentir que aún estas aqui

      Eliminar