jueves, 28 de noviembre de 2013

Cuidado a quién pisas...

 Yo tengo un pata que antes trabajaba en una de las áreas de la empresa donde yo estoy. Éste chico es un buen amigo mío y siempre lo fue desde que nos conocimos; siempre hablábamos de la vida y a veces, en ratos libres, nos íbamos a comer o beber algo. Mi pataza del alma. Sucede que él, mientras estaba aquí, tenía un jefe que era muy déspota y casi nunca buena persona con sus subordinados; era, pues, un jefe muy amargado y pedante.

 En una de las tantas conversaciones que tuve con este amigo anónimo (me pidió que no revele su nombre, ya que ahora es un importante businessman/ hombre importante/ padre de diez hijos y futuro presidente de la República) él se sentía muy abatido y estresado, pues me contaba que su jefe no le daba permiso para sus exámenes finales. Era casi fin de año y a mi amigo sólo le faltaba pasar un curso de su titulación y el jefe éste no le dejaba salir, y hasta le hizo trabajar de amanecida sólo por joder, alegando que el cierre de año era así. Por pasarse casi dos semanas en ese plan, pidiendo permiso, trabajando horas extras, durmiendo poco y comiendo casi nada, le pasó lo que yo no pensé que pasaría: aprobó. El condenado aprobó y me acuerdo que nos fuimos a tonear con unos amigos más, celebrando que todo su esfuerzo había dado frutos.

 En un arranque de egoísmo absurdo deseé que nunca se fuera, pero sabía que a partir de ahora lo único que le preocupaba a mi amigo era encontrar trabajo. Le ayudé con su CV porque el muy mamapancho no era muy creativo que digamos. Le acompañé a comprar un terno bonito y, cuando le vi vestido como hombre decente, parecía de más edad. Estaba guapo y sonriente el condenado. Almorzamos en un chifa cercano a la oficina y, mientras mordía su wantán frito, me decía que un amigo de la universidad había encontrado un trabajo pero que no pensaba tomarlo porque quedaba muy lejos de su casa. Afortunadamente, quedaba muy cerca a la casa de mi amigo y él no dejó pasar la oportunidad. Nos tomamos una guaraná para celebrar.

 El día que tenía la entrevista, el jefe no le dio permiso para salir. Tuve que hacerle el favor de llamar y cancelarle a la señorita de RRHH, pero, como siempre todo sale bien para las personas buenas, le dieron una oportunidad a mi amigo para ir un sábado, día que no había trabajo. Ese viernes no dormimos, conversando por Facebook; entre tonterías y tonterías, yo sólo quería que todo salga de la mejor manera.

 Llegó el día de la entrevista. Salió y me contó todos los pormenores. Se le oía muy entusiasmado. Pasó el fin de semana y, ya el lunes, le volvieron a llamar para darle el puesto inmediatamente. Renunció y su jefe le rompió la carta en la cara, mientras le decía que era una falta de respeto y más cosas. No aceptó la renuncia y se cerró el maldito. Mi amigo pidió tiempo en la otra empresa y se lo dieron (tenía suerte el cojudo, en otro lado ya lo hubieran mandado por un tubo). Pasaron quince días y volvió a renunciar, pero esta vez el jefe tomó todo con mucha calma, y firmó la bendita carta. Entre agradecido y sorprendido, mi amiguito recogió sus beneficios sociales tres días después y empezó su nuevo trabajo.

 Pasaron los meses y su desempeño hizo que sea ascendido rápidamente, con proyectos nuevos y mejor salario. Por acá, las cosas siguieron iguales: El jefe seguía maltratando a los suyos, y entrar a su oficina era entrar al infierno. Eventualmente todos empezarían a perderle la paciencia y comenzarían los reclamos, pero nadie parecía escuchar; hasta que un buen día el jefe fue destituido de su puesto por un supuesto fraude, algo que no tuvo mucha repercusión a nivel de organización pues, seamos sinceros, tampoco es que este pata haya aportado mucho por acá. Es aquí donde realmente empieza la moraleja de mi post, sorry si les metí tanto floro.

 Estaba yo tranquila trabajando, hasta que hace un par de días me llega un mensaje de mi entrañable amigo. El asunto era "a que no sabes, chata pastrula" (me dice pastrula pero no soy, por si acaso, mamá). Resulta que el jefe había estado buscando trabajo y, en una de las tantas empresas por las que rebotó, cayó donde su ex subordinado, ahora convertido en gerente. Dice mi amigo que los ojos se le abrieron como plato cuando, al pasar al siguiente entrevistado, se encontró con él. ¿Y qué creen? Mi amigo tiene tan buen corazón que le dio la chamba y ahí están, juntos otra vez pero con los papeles invertidos.

 Él no quiere cometer los mismos errores de su ex jefe, por eso, me cuenta, que trata de ser lo más comprensible con sus trabajadores y trata siempre de ponerse en su lugar, algo que se valora muchísimo en estos días, pues no sólo basta con ser jefe, hay que ser un líder. La idea no es empujar a un equipo, es avanzar a su lado y todo el ejemplo de este mensaje lo poso en este amigo, que me demostró que nunca hay que tratar mal a nadie, porque no sabemos cuándo pagaremos por eso. A nivel laboral, personal, sentimental, etc. Cuidado a quién pisas, porque mañana pueden pisarte más fuerte.

17 comentarios:

  1. la típica! TODO DA VUELTAS! pero muchos no entendemos, y sí, entro al costal porque alguna vez pude hacer alguna estupidez así, pero reaccioné a tiempo y pude enmendar (no recuerdo exactamente qué caso en particular fue), no tuvo que pasarme algo malo necesariamente para aprender. Pero hay gente que sí espera que la vida lo trate mal para recién darse cuenta... y ESTO ES!

    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también hice algo parecido alguna vez, pero en el ámbito sentimental... y bueno, lo importante del asunto es que uno se de cuenta a tiempo, yo era muy chibola (no me estoy excusando con eso) y bueno... cosas que pasan XD

      besos Dariaaaaaaaaa

      Eliminar
  2. La mejor venganza es ver a alguien tragarse el orgullo, doblada y con nudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "doblada y con nudo" XD

      Saludos y bieeenvenido, Alqu!!!!!

      Eliminar
    2. Gracias y hola, pensaría que te respondi esto pero no sé porque no aparece, bueno en todo caso ... hola de nuevo :)

      Eliminar
  3. Jajaja por eso creo que el Karma existe! Y qué bueno que la “venganza” de tu amigo fue la mejor! La mejor manera de acabar definitivamente con tu ENEMIGO es hacerlo tu amigo! Dice mucho de tu amigo! Y que dolor debe sentir el ex jefe! Pero bueno, es momento de aprender la lección más importante! La humildad! Ooh jajajaja pastrula?? Jajajaja pero si tienes carita que no tomas ni café! Jajajaaj un abrazote grandote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho yo también pensé en que eso de aceptarlo fue algo muy acertado de su parte. No hay mayor lección para el ex jefe que la de ahora. La humildad o la tienes o aprendes a la mala a tenerla! :)

      jajaja por eso digo, mentira! no soy pastrula :3 abrazote Garycillo!!!!!!

      Eliminar
  4. Bueno, creo que tu pata debe ser una muy buena persona, particularmente yo no lo hubiera aceptado, menos aún si se ha ido de su anterior chamba por un fraude.
    Te cuento algo que me pasó hace mucho en una empresa. Yo empezaba en mis labores, era joven y fui a pedir una autorización del jefe de servicios generales y este me dio una gritada por una estupidez (Según él más barato era comprar todos los días El Peruano que sacar una copia). Yo estaba chibolo y me atarantó. Luego vinieron cambios en la empresa y yo estaba trabajando en RRHH y como era un buen trabajadoir (ejem!) el Gerente me tenía aprecio. Este jefe de servicios generales lo mandaron a la congeladora (había otros gerentes y no lo querían) y se trató de hacer pata del Gerente de RRHH y ya paraba con él para arriba y para abajo pasándole la franela. Entonces un día conversando con el Gerente me dijo que a este pata lo querían sacar y que él lo estaba evaluando para mantenerlo (porque se había hecho su pata) y me preguntó mi opinión y yo me despaché como manda Chumbeque. Le dije la verdad de lo que realmente era con hechos reales porque me paso a mi. Y ahí a los 3 días lo botaron de la empresa.
    Quizás no tenga la madurez espiritual o tengo un problema de ira, pero en mi vida lo perdonaría jajajaja, más rencoroso no puedo ser. Y a decir verdad me alegró que lo shotearan.
    Buena historia pastru.... perdón Fiorella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja asuuu te desquitaste todo! jajjaajjajajaja

      Bueno, yo sí lo hubiera aceptado, sólo para darle una pequeña lección. Y de ahí, lo botaba XD

      nada de pastru! :P

      Eliminar
  5. Hola Fiorellita. Buena historia. Una muestra de que todo lo que haces en esta vida, lo pagas y retorna a tí. Al igual que Edu, yo lo hubiera shoteado por 2 motivos: 1) por las razones por la que lo expectoraron de la anterior chamba; y 2) porque por su necia actitud de romperle la carta en la cara de tu amigo, pudo haberlo hecho perder esa gran oportunidad. Tu pata tuvo suerte y lo esperaron, porque en otros lugares, te dicen, "OK, gracias, te llamamos", Pero es cierto que demostró ser noble y le dio una lección al HDP ése. La vida da vueltas.

    Y al igual que Edu, a mí también me pasó algo similar. En mi anterior chamba, el Gerente era un HDP, un miserable, un malnacido. Falso hasta decir basta y absolutamente despreciable. Cuando en 1999 -yo había entrado en 1997-, entró una nueva Directiva, al para lo aburrieron y al final renunció. Y como yo trabajaba en el Area Legal con otro Abogado que era mi superior, justo el Gerente estaba pidiendo que le pagaran su liquidación, que en principio parecía que no le correspondía. Y en eso, el nuevo Gerente nos llama al otro abogado y a mí, y nos pide estudiar el tema y preparar un informe sobre si procedía o no, pagarle liquidación, el cual iba a ser mostrado al Consejo Directivo. Y al final, esa labor me la encomendaron a mí. En ese momento, lo primero que pensaba era "que se joda, no se le paga nada". Pero estudiando bien el tema, sí procedía, pero argumentado más en una interpretación que en una norma específica. Al final, en el informe puse que sí procedía.

    Un abrazote, Fiorellita.

    LUCHO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la verdad es que mi amigo tuvo suerte de que le esperaran!!!!!

      Algún día me pasará algo similar :O

      Saludotes Lucho!!!

      Eliminar
  6. jajajaja
    Yo no lo contrataba

    No soy bueno, que se joda. Si no, no aprende

    ResponderEliminar
  7. Una gran historia Fiorella, y se ve que tu amigo es una buena persona. En mi caso, hubiera dudado. Mi lado vengativo tengo que tenerlo siempre bien controlado porque: 1. O no lo contrataba solo para darle una lección o 2. Lo contrataba para tratarlo tan mal como me trató a mí y darle también una lección, pero, 3. He aprendido que al final la vida es la que le da las lecciones a las personas, así que ya no me ocupo de eso, solo sé que tarde o temprano toda deuda es pagada.

    Ojalá algún día tenga de subordinados a los que me hacían bullying en el cole o a mis ex para tratarlas bien. Digo nomás.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! toda deuda es pagada, para qué te vas a amargar la vida pensando en venganzas!!!!!!!!!!!!! bueno, mi amigo es un gran tipo, eso es algo que tengo muy claro :)

      oyee lo de contratar a las que me hacían bullying no está mal xD

      Eliminar
  8. Yo hubiera dudado en contratarlo, tal vez lo botaba, eso me hace mala persona?? xD

    El karma existe por eso no hay que tratar ni actuar mal pero que todo da vueltas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja depende, Alexis, no sé si te hace buena o mala persona... creo que depende XD

      Así es, para toda la venganza que se requiera en la vida, ninguna mejor que dejárselo al destino (:

      Eliminar