martes, 9 de septiembre de 2014

Salud por Timoti Huever

 Cuando uno es chibolo, todo le parece nuevo y genial. El gobierno es una mierda, la sociedad apesta y Dios no existe. Cualquiera sea tu género musical favorito, siempre quieres estar en todos los lugares del momento, con esa gente chévere con la que te rodeas. Esa gente que comparte tus gustos y tus modas. A todos nos ha pasado, a todos nos han sorprendido tal vez las mismas cosas y las mismas canciones, en su momento, nos han hecho sentir lo mismo una y otra vez. Todos hemos llorado con amigos, todos hemos saltado y hemos pensado que esas amistades son sinceras, para siempre y lo mejor que nos ha pasado. 

 Sucede que, mientras estás en ese vaivén de la vida, te enamoras. Sabes que así es pues dejas de hacer algunas cosas, ya no frecuentas a la misma gente y cambias uno que otro hábito por pasar más tiempo con aquella persona. Te enfrentas a comentarios de amigos y amigas, te enfrentas a que te digan pisada o pisado, y un sinfín de tonterías que, a la larga, agradeces. Recuerdo haberme encontrado yo, a mis veinte años, en una escena parecida. Era, en aquellos tiempos, una chiquilla bastante tímida, amante solamente de la música punk y todo lo nuevo que veía en los afiches de jr. Quilca. Tenía amigos, tenía gente con la que me encontraba siempre para ir a todos lados y amigos con los cuales me encantaba compartir. Algunos siguen hasta hoy, algunos menos mal que no. 

 Estaban de un lado mis ganas de vivir la vida loca y seguir envuelta en ropas negras y gritos locos en los conciertos del centro y, por el otro, mi deseo de estar con este muchacho pues, valgan verdades, se estaba ganando mi aprecio y a veces hasta pena me daba no incluirle en mis borrachosos planes. "Hay que tener fuerza de voluntad", escuché una vez. Fuerza de voluntad para no cagarla y volver donde, la persona que te quiere, te espera tranquilo, dispuesto a escuchar todas tus aventuras después de un concierto. Pensé que lo estaba haciendo bien, pero no. Sí la cagué y aunque no hice nada malo, hice daño. Me arrepiento feo y no por él, sino por mí. Hay oportunidades y oportunidades, algunas no las tomé y qué bueno; algunas, las vi pasar y las hice mías. Preferí seguir en mi chibolada, él se fue.

 Ahora me enfoco más en cosas -digamos- trascendentes (solo digamos, imaginemos que es así). Sé que lo importante no es cuántos amigos te digan "que te entienden", sino que una sola persona te diga que te quiere. No importa cuántos coreen la misma canción mientras saltan en un concierto, me importa más quién me dice que cociné rico, que lo hago feliz. 


No extraño estas épocas, porque ya no forman parte de mi vida.

No me reconocerán jamás :D