sábado, 27 de agosto de 2011

La noticia más grande de mi historia.

Mi locura empezó el 26 de Julio del 2011 en la mañana, cuando llegué a la oficina y abrí mi correo corporativo sin ganas realmente de trabajar. Tenía - misteriosamente - 5 correos que tenían por asunto prácticamente lo mismo: "noticia increíble", "La noticia que te encantará", "Chuky, great news" (Sí, me dicen Chuky), "AMIGA LEE, TE TENGO UN NOTICIÓN" y finalmente "LO QUE TANTO ESPERABAS" me emocioné hasta las lágrimas porque pensé que era un aumento de sueldo, vacaciones en el caribe, tal vez me había ganado un premio, tal vez era por llegar temprano, no sé, cualquier otra huevada menos esto.  Grande fue mi sorpresa al abrir todos los correos, uno por uno y tener en todos el mismo link de El comercio con semejante headline:

Noble rockero: Rod Stewart tocará en Lima el 15 de octubre
No lo podía creer. Mi corazón se detuvo, me hice la pichi tres veces, morí y resucité. Mis ojos se llenaron de lágrimas, me temblaron las manos, las piernas, me pellizqué el brazo, me restregué los ojos y lloré. Presioné el botón de "reiniciar" mientras decía: "me están hueveando, esto no puede ser" y esperé pacientemente mientras sentía que mi taquicardia era insoportable. La pc se volvió a prender, me pidió mi contraseña y de nerviosa no la puse bien, por lo que al tercer intento fallido se bloqueó mi usuario. "Conchasumareeeeee" inmediatamente llamé a mi amigo de sistemas, me desbloqueó la cuenta y, después de 7 largos minutos, pude reabrir mi correo electrónico. Para esto, todos mis compañeros de oficina me miraban un poco asustados. Como apagué tan intempestivamente la compu, mi correo inició a prueba de errores (una mierda total para todo aquel que, como yo, esperaba leer tan urgentemente un correo). Demoró un culo. Pero cuando por fin abrieron todos mis correos, me di cuenta de que no me estaban hueveando y me volví a hacer la pichi creo. Mi sueño empezaba a hacerse realidad, un sueño que para muchos peruanos contemporáneos a mis padres parecía imposible de cumplir.¡Era cierto! ¡Rod Stewart venía a Perú! y YO tenía que estar en primera fila. O al menos en la primera zona.

A pesar de mis cortos veintiún años, Rod Stewart fue uno de los primeros artistas que me gustó realmente. R
ecuerdo que en el Fanning, en la oficina de OBE, una tía tenía su radio antigua y chiquita y siempre que yo iba (que era bastante frecuente), escuchaba canciones como Do ya think i'm sexy, Sailling, Some guys have all the luck o Young Turks, y muchas otras más que con el tiempo conocería a la perfección. Recuerdo claramente que a la quinta o sexta vez que, por malcriadeces dignas de mi segundo de secundaria, caí en esa oficina, ya eran bastantes las veces en que había escuchado Young Turks y bien conchuda yo, mientras me sellaban mi cuaderno de control con ese grande y rojo MALA PRESENTACIÓN, le pregunté a la gorda esa que qué canción era la que sonaba y ella me dijo sonriente y al parecer sorprendida por mi pregunta: "ay, es Rod Stewart, a mí me encanta, tengo mi CD con todas sus canciones". Desde ese preciso momento, ese nombre no se me olvidaría nunca más.

Tuvieron que pasar varios meses, años, etc, para que la tecnología avanzara y yo me acomodara por completo a ella. No supe lo que era tener messenger si no hasta más o menos los dieciséis años. 2006, sí, dieciséis años. Entré en el mundo del Hi5 y demás huevadas dignas de un adolescente de esa época. Conocí el YouTube y no lo pude dejar. Para esto ya le había contado a mi bella madre que me gustaba ese pelucón amante de las bufandas que salía -Muy de vez en cuando- en la tele, y mi mami se emocionó tanto que me abrazó fuerte y me dijo: "Has sacado mis gustos" -ojalá no todos, carajo- Y fue así que en esta página de vídeos empecé a buscar a mi amado Rod, y fui encontrando una a una, todas sus canciones. Me encantó. Iba a las cabinas después del cole y me veía dos, tres, cuatro vídeos de Rod, empecé a conocer las canciones por sus nombres y por el nombre del álbum, y me di cuenta que eran demasiadas, pero igual me encantaban y me las llegué a aprender.


Pasaron los años y yo ya había logrado quemarme un disco con todas las canciones del buen Rod que encontré en el Ares, ese programa de mierda que más que música me bajaba virus, así que tenía mi gran CD. Empecé a leer sobre él, sobre The Faces, su banda, y era simplemente increíble. Siguieron pasando los años y un amigo me hizo el favor de descargarme todos los discos del Stewart, aunque ya me sabia las canciones ahora tenía todos sus discos en un solo lugar. Me pasaba la vida escuchándolo, me imaginaba cómo sería el día en el que semejante artista pise suelo peruano, lo imaginaba y siempre me decía "jamás va a pasar eso, ya está muy tío" ¿Ya está muy tío? las huevas. Ese 26 de julio al llegar al trabajo todo cobró sentido, mi buen Rod estaría aquí muy pronto.


Las entradas estaban con no me acuerdo cuánto de descuento con una tarjeta de crédito en un banquillo por ahí, así que le pedí a una compañera que me la saque a cuatro cómodas cuotas que yo pagaría con el sudor de mi frente, axilas, panza y demás, y fue así que el 24 de Agosto, al mediodía y con un frío de mierda me dirigí a comprar mi entrada. Grande fue mi desilusión cuando me dijeron que ya no quedaban las primeras filas y lo más cercano que había era la fila 15, asiento 18. Lo tomé inmediatamente, no había tiempo que perder. Me dieron mi entrada celeste con una foto de Rod, no lo podía creer. Con toda la emoción del mundo empecé a llamar a todos mis amigos y a contarles la noticia, abracé a todo aquel que se me cruzaba en el camino, me compré una galleta soda y empecé a soñar con el futuro 15 de Octubre, con todo lo que marcó mi vida, con su música, su historia, su estilo, su cabello alborotado. Me sentía feliz, tan feliz que  lloré de la emoción. Era la mujer de veintiún años más feliz del mundo.


Ahora, solo me queda esperar hasta el 15 de octubre, tengo todo mas o menos calculado, no sé qué pasará, si me orinaré de emoción, si bailaré, si lloraré, si golpearé a todos los tíos y V.I.P's del mundo para acercarme al escenario y darle un abrazo a Rod, no sé si desde la fila 15 veré bien el escenario o me meterán la rata y será lejos, no sé si gritaré todo lo que quiero gritar (¡ROD TE AMO!, ¡ROD HAZME UN HIJO CON EL ULTIMO RESPIRO QUE TE QUEDA!, ¡ROD CANTA PARA MI YOUNG TURKS Y HAZME FELIZ!, ¡ROD ME ENCANTA TU CABELLO!) No lo sé, pero desde ya espero ese día con todas las ansias del mundo, y no me interesa conocer el set list, quiero que él me sorprenda, igual me sé todas y cada una de sus canciones.



*Les dejo la foto que (recontra hincha yo) le tomé a mi flyer y a mi entrada con el 20% de descuento (ya me acordé, porque esa zona costaba 745 mangos) Ojalá que no se me pierda, porque no sé qué hago.




No hay comentarios:

Publicar un comentario