lunes, 17 de febrero de 2014

"¿Y cuándo nos vemos?"

 Las buenas y malas noticias son parte del día a día. A veces nos sorprenden cuando menos lo esperamos y, es ahí, cuando nos cuestionamos muchas cosas de la vida. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Es justo? Nadie sabe. Nadie realmente sabe. Pocos entienden la muerte como "el paso a mejor vida" o "el encuentro con Dios". Yo no lo entiendo así. Yo no creo en la vida después de la muerte. 

 Hace unas semanas, recibí la noticia de que una amiga mía había fallecido. Bueno fuera que la hubiera realmente recibido, como cuando te llaman y te lo dicen. No. Yo me enteré por las publicaciones de otras personas en su muro de Facebook. Era martes y el velorio se hizo a la medianoche en Surquillo, así que me reuní con Renzo y fuimos a darle el último adiós. Fue bonito ver a mis ex compañeros de Cibertec y recordar junto a ellos algunos pasajes de aquellos tiempos, cuando nos burlábamos de los wachiturros y molestábamos a la chata con esos bailes y música de moda.

 Me acerqué a verle cuatro veces. Sé que no a muchos les gusta hacerlo, pero yo lo sentí como despedida. Ver por última vez su rostro maquillado y sus joyas. Su nariz bonita y sus uñas largas y pintaditas. Así era ella: toda una mona para la pintura y el peinado y esas cosas bonis de mujeres. Pensé muchas veces en que no era justo que, a su edad, le haya avanzado tanto el cáncer. "Nadie tiene la vida comprada" dicen... "Cuando te toca, te toca" dicen... Huevadas. Las palabras de consuelo, en esos momentos, no sirven de mucho. Ella era inteligente, bonita, desenvuelta y toda una wachiturra. Ella llegaba a su casa cuando salía el sol... Nada tiene sentido, nada es justo.

 En pocos días, se cumple el primer mes de su muerte. Algunos harán sus vidas con normalidad; otros, tal vez vayan a la misa; los demás, puede ser que no lo recuerden. Irónicamente, ese día tengo un bautizo. Será extraño el pensar en la vida y la muerte al mismo tiempo. Será horrible recordar que, semanas antes de morir, me escribió al Facebook: "¿Y cuándo nos vemos? Quiero hablar contigo". No sabes cuánto me muero por hablar contigo en estos momentos, mientras nos reímos de alguien en la plaza de Barranco. 

9 comentarios:

  1. Conozco esa sensación de "la conversación final que nunca se tuvo". Me ha pasado con parientes y es horrible, aunque como yo sí creo en la vida post-mortem se me han hecho mucho más llevaderas estas situaciones que a mis demás familiares. Pero de todas maneras el fallecimiento de uno de mis tíos hace poco más de un año es algo que aún me choca a veces.

    Saludos y un abrazo Cox. Podría decir más cosas, pero tienes razón: en circunstancias como estas las palabras de consuelo no ayudan.

    ResponderEliminar
  2. por eso siempre dicen que las cosas hay que hacerlas en vida. a veces no tenemos tiempo para ver un familiar un amigo, y después si nos hacemos un tiempo para ir a su velorio. A superarlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Fiorellita. Primero que nada, me apena mucho lo que pasó con tu amiga. Se lo que es perder a alguien antes de tiempo. En el 2008, yo perdí a una sobrina de apenas 13 años de edad en un accidente en una avioneta y me hizo cuestionar muchas cosas. Pero al igual que Eduardo, yo sí creo en la vida después de esta vida, que la cosa no acaba acá. Y estoy segura que tu amiga debe estar valorando este recuerdo que has hecho de ella en tu post.

    Y sobre los encuentros o conversaciones que postergamos por flojera o falta de decisión, y que después ya es demasiado tarde, es un sentimiento bien duro. Por eso, uno debe siempre hacer las cosas en vida.

    Te mando un abrazo muy grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  4. A mí me da mucha pena cuando la gente joven se va. Eso si es terrible y más cuando es por una enfermedad tan horrible como el cáncer, hay tanto ladrón o gente de mal vivir que tiene una salud envidiable y gente productiva se apaga tan rápidamente, eso si me da cólera.

    ResponderEliminar
  5. perder un amigo es terrible, más cuando es muy cercano y siempre lo ves, dices que te enteraste por face buee, a veces las amistades se distancian un poco, por las obligaciones de siempre, no te preocupes por eso..
    Tómalo con calma

    ResponderEliminar
  6. Recién llego de su misa, aun estoy mal, gracias por el cariño que le tienes. También tienes razón en que ella es inteligente, desenvuelta y la chica más linda del mundo.
    Tengo un consuelo, sabes: en 40 años, poco más o poco menos, todos nos volveremos a ver allá arriba....E iremos a la playa del cielo,en un carro antiguo...a tomar unas cervezas y a recordar viejos tiempos. O así quiero creerlo yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu anonimato no me engaña. Sé cómo te sientes... y también quiero pensar en eso de la playa y el carro antiguo. Te quiero mucho y quiero verte pronto. Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Gracias a tod@s

      Eliminar